-  Bolitas de Kéfir con aceite de oliva -

Receta

Estas versátiles pequeñas bolas de queso son un gran bocadillo de fiesta o como entrada.

El queso de Kefir almacenado de esta manera se mantiene más tiempo, y el aceite de oliva añade un gran sabor y suavidad a sus bolitas de queso.

INGREDIENTES:

 


INSTRUCCIONES:

 

En un refractario limpio con mantequilla, verter el kefir con un colador forrado con tela muselina o en su defecto con una tela muy cerrada tipo magitel para cocina y atar los extremos de la muselina para hacer un saco de drenaje. Se pueden encontrar en Amazon ya listas para usarse bajo el nombre de cheesecloth. Cuelgue el saco dentro de un mason jar o un recipiente que pueda dejar tapado sin que le entren las mosquitas de fruta para dejar drenar todo el suero durante un dia completo.


Deje que el kefir se drene durante un día o hasta que el queso tenga una consistencia en la que se ve seco, sin brillo y se puede moldear. Si aun se siente muy liquido, meta la bolsa al refrigerador aun colgada para que siga goteando suero y se seque un poco más.

Una vez que el queso está drenado y con consistencia seca, desatar el saco de drenaje y raspar el queso kefir en un tazón de plástico o bowl de vidrio. Agregar sal de mar, pimienta, aceite de olivo y la albahaca. Mezclar bien con una espátula de goma o un miserable de cocina.

 

Con las manos limpias, pongase un poco de aceite de oliva en las manos y tome un poco de queso de kefir, moldee una bola el tamaño de bolas de ping-pong en la palma de su mano. Pásela por un plato con ajonjolí dando vueltas hasta que se cubra con el ajonjolí.  Tambien puede sustituir el ajonjolí por hierbas finas o mas albahaca picada finamente.


Llenar un recipiente limpio con aceite de oliva. Suelte las bolas de queso en el aceite.


Las bolas de queso Kefir en aceite de oliva se almacenan bien en la despensa o la nevera y generalmente se mantendrán en buen estado durante meses.

AGREGAR A MI CARRITO DE COMPRAS:
REGRESAR A: